Bolsa de Cereales

22 de Noviembre de 2019


Lo saludable es buen negocio: el precio de exportación del aceite de girasol alto oleico supera en más de un 60% al convencional


El valor FOB promedio en lo que va de 2015 se ubica en unos 1400 u$s/tonelada.
Lo saludable es buen negocio: el precio de exportación del aceite de girasol alto oleico supera en más de un 60% al convencional

El precio promedio de exportación del aceite de girasol alto oleico supera en más de un 60% al aceite convencional (en términos absolutos la “prima actualmente es de casi 550 u$s/tonelada).

En lo que va del presente mes de enero las exportaciones argentinas declaradas de girasol alto oleico en bruto a granel fueron de 333 toneladas a un valor promedio ponderado FOB de 1411 u$s/tonelada (ver planilla). En el mismo período los registros de ventas externas de girasol convencional en bruto fueron de 5750 toneladas a un precio promedio de 866 u$s/tonelada (ver planilla).

El aceite de girasol alto oleico se emplea para elaborar alimentos industriales libres de grasas trans (reemplaza a los aceites hidrogenados, los cuales, si bien son más baratos, producen efectos perjudiciales para la salud).

Un comunicado difundido hoy martes por Asagir indica que en la campaña 2014/15 se habrían sembrado en la Argentina al menos 160.000 hectáreas de girasol alto oleico. En el presente ciclo fue tal el interés en el cultivo que se agotó la disponibilidad de semilla de la especialidad agrícola.

“Europa está cambiando la normativa relacionada con el etiquetado de alimentos procesados y a partir de este año las compañías del rubro deberán hacer constar el tipo de aceite que utilizan”, indicó Archibaldo Salvador, manager de girasol de Syngenta. “Eso llevó a que la demanda de girasol oleico, que es muy saludable, se haya incrementado fuertemente, ya que es un reemplazo natural de las grasas hidrogenadas”, añadió.

Los principales mercados de exportación del aceite de girasol alto oleico argentino son Europa, Nueva Zelanda, Australia, Chile, Brasil, EE.UU., China y Malasia, entre otros.

“En China y otros países de la región (asiática) los elaboradores de snacks están pasando sus aceites a alto oleico y, si bien no son grandes volúmenes, van comenzando a incrementar la demanda. Lo mismo ocurre en EE.UU., que tiene su propia producción de alto oleico, pero que este año volverá a importar”, señaló Virgilio Perrella de Cargill Argentina.


volver